Como prevenir las varices

varices-remedios-efectivos problemas de mujer

Las várices son venas inflama­das, pueden ser superficiales o profundas, son muy comunes en las mu­jeres y pueden producir dolor.

Son esas antiestéticas ve­nas azuladas o color car­mesí que aparecen en las piernas, se deben a un trastorno de la circulación sanguínea y principalmen­te son hereditarias. Suelen ir acompañadas de can­sancio, dolor y debilidad en las piernas, sobre todo después de varias horas de caminar o estar de pie.

CAUSAS

Existen varias causas por las que aparecen las vári­ces, pero se cree que la mayoría de las personas que las sufren, tienen vál­vulas defectivas en las ve­nas de las piernas. Estas válvulas son las responsa­bles por la circulación de la sangre al corazón. Esto se produce por tener mu­cha presión en las piernas, lo que hace que las venas se hinchen. Al hincharse las venas, las válvulas no funcionan bien y la sangre no puede fluir por lo que se acumula y causa hin­chazón.

Algunas condiciones que pueden aumentar la po­sibilidad de desarrollar venas varicosas son: constipación, el embara­zo, el sobrepeso, el man­tenerse de pie por largo tiempo.

PREVENCION DE LAS VARICES
Dieta saludable. Como dijimos antes, el sobre peso es una de las causas de las várices. Al
comer saludablemente estamos a ayudando a nuestro cuerpo a eliminar toxinas más fácilmente y a mantener un peso saludable. La mejor dieta para prevenir y mejorar
las várices es baja en grasa y rica en fibra.

Es muy importante tomar mucho agua, pues elimi­na toxinas y ayuda a eli­minar la constipación.

Ejercicio. Una razón más para mantenernos activos. El ejercicio ayuda a acti­var la circulación. El yoga y otros tipos de ejercicio que requieren estirar los músculos, ayudan a man­tener las piernas en forma y eliminar las várices.

Cuidado personal. El mantenerse parado por largo tiempo produce vá­rices. Si tu trabajo te obli­ga a mantenerte de pie, trata de mantener las pier­nas activas. Esto es difícil en algunas ocupa­ciones, pero es me­jor caminar que man­tenerse de pie estáti­co. El uso de zapa­tos cómodos (de ta­cón bajo o medio) es importante.

Los baños con tem­peraturas alterna­das. Es decir empe­zar con agua tibia y luego ponerse agua fría (siempre al final se debe usar agua ti­bia) ayudan a activar la circulación. Duran­te el embarazo es preferible dormir de lado para evitar la pre­sión en la pelvis.

Para mayor informacion sobre una piel mas cuidada Haz Click Aqui…