Comer zanahorias y ciruelas hace que te veas más atractiva

ciruelas - problemas de mujer

Maquillajes, cremas hidratantes, peinados y cortes de pelo, medicamentos contra el acné y productos contra las arrugas son algunos ejemplos de los productos que integran la lista de las diferentes posibilidades que se suelen considerar a la hora de pensar en cuidar el aspecto y la belleza.

En particular, un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol y Universidad de St. Andrews, en el Reino Unido, encontró que quienes comen zanahorias y ciruelas con frecuencia mejoran el aspecto de su piel y se ven más saludables en muy poco tiempo: se estima que sólo dos meses son suficientes para notar la diferencia y ver resultados.

Los científicos le atribuyen este poder a un compuesto llamado carotenoide, que está presente en estos alimentos y hace que la piel adopte una coloración más amarilla y brillante y, por lo tanto, que se vea más atractiva.

Los carotenoides son unos pigmentos naturales de color oscuro que se encuentran en los vegetales. Por ejemplo, además de estar presentes en las zanahorias y en las ciruelas, también puedes obtenerlos de los mangos, las batatas (o camotes), las espinacas y el cilantro, entre otros. Asimismo, algunas algas, bacterias y hongos también los producen.

Como verás, las opciones son muchas así que, si las zanahorias o las ciruelas no son de tu agrado, tienes muchas otras opciones que te permiten incorporar a los carotenoides en tu dieta. No sólo los necesitas para que te ayuden a que te veas más saludable y atractivo, estos compuestos también se deben incorporar en la dieta porque el cuerpo humano no los puede sintetizar y a partir de ellos el organismo produce una forma de vitamina A.

La vitamina A, por su parte, es un antioxidante esencial para tu cuerpo ya que, como todo antioxidante, puede proteger tus células contra el daño causado por unas sustancias inestables llamadas radicales libres que se producen entre otras cosas por la exposición a algunos factores del medio ambiente como al humo del tabaco o a la radiación-, que se cree contribuyen al desarrollo de ciertas enfermedades crónicas y participan en el proceso del envejecimiento.

Por su parte, la vitamina A tiene un papel muy importante para distintos aspectos de tu salud:

  • La visión. Por eso también se la conoce como retinol, ya que preserva la salud de los tejidos de la retina.
  • El crecimiento de los huesos.
  • El aparato reproductivo.
  • Varias funciones de las células.
  • El sistema inmune o de defensas.

Como ocurre con otros nutrientes, la vitamina A se puede obtener tanto de fuentes animales como de algunos vegetales, e incluso de algunos cereales que la incorporan.

Con respecto a las fuentes animales, puedes obtener vitamina A de las carnes, el hígado y la leche u otros lácteos. En el segundo caso, las opciones preferibles incluyen frutas y verduras de colores como zanahoria, calabaza, batata o camote, melón, toronja, albaricoque (o chabacano), brócoli, espinaca y la mayoría de las hortalizas de hoja verde. Cuanto más intenso sea el color de la fruta u hortaliza, mayor será el contenido de vitamina. Además, estas fuentes vegetales no tienen grasa ni colesterol, por lo cual son una excelente opción a la hora de pensar en un menú saludable. ¿Con cuál empezarás a embellecerte?

 Mas consejos sobre Problemas de Mujer…Click aqui

Imagen para el video

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *